los Zulues

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

flor los Zulues

Mensaje por zero el 4/5/2009, 10:10 am

Los Zulues

B-P había aprendido mucho sobre acecho y pistas por la experiencia adquirida en esta larga expedición, y había estudiado las costumbres y hábitos de la gente de África. Le interesaban especialmente los muchachos de las tribus Zulú y Swasi, en Sudáfrica, quienes tenían que aprender a ser exploradores antes de poder considerárseles hombres. Estos muchachos, cuando tenían 15 ó 16 años, eran llevados por los hombres del pueblo, desvestidos y pintados de blanco de cabeza a pies. Se les proporcionaba un escudo y una pequeña lanza y se les echaba fuera de la población, con la advertencia de que se les mataría si alguien los agarraba cuando todavía estuvieran pintados de blanco. Así que estos chicos tenían que penetrar en la selva y por los montes, escondiéndose hasta que la pintura se borrara, cosa que duraba aproximadamente un mes. Todo este tiempo, tenían que aprender acecho, observación, prender fuego frotando palos, hacerse ropas con las pieles de los animales que cazaban, y encontrar raíces, plantas y frutos para comer. El que no lo lograba, moría o lo mataban. El chico que regresaba al pueblo sin la pintura, era recibido con gran regocijo y se le permitía ser ya un hombre de la tribu. Esto les parecerá una prueba demasiado cruel, pero los nativos estaban conscientes de lo necesario que era que un muchacho no creyera que por el hecho de haber crecido, ya era un hombre. Hablando de esto años después, B-P decía: "A los muchachos se les tiene que entrenar con hombría. Deben aprender a no lamentarse en la adversidad, y no se les debe permitir seguir el impulso de ser pobres de espíritu, de esos que sólo pueden mirar mientras los hombres trabajan".
Mientras cabalgaba por las bellas y extensas llanuras Africanas, B-P pensaba en esos muchachos nativos. Él era bastante joven, lleno de vida y bien entrenado en el arte de la exploración y la observación. Había aprendido estas cosas hacía años, con sus hermanos, en aquellos días de su juventud.
Fue durante la Campaña Zulú que B-P escuchó a los Zulú Impi, o guerreros Zulúes, cantar el coro de Een-Gonyama. Le gustó muchísimo. Siempre se cantaba en honor de algún gran cazador o jefe. He aquí las palabras: "Een- Gonyama, Gonyama invooboo. Yabo Yabo Invooboo".
Esto quiere decir: "Él es un león, él es un león. No, es más grande que un león. Es un hipopótamo".
La tonada es espléndida y años más tarde, B-P la enseñaba a los Scouts.
Vino después un período en la carrera de B-P en que durante un tiempo estuvo comisionado en Malta, y desde ahí tuvo oportunidad de hacer más trabajo de inteligencia en los Balcanes y en Turquía. Después de esto regresó a su antiguo regimiento, el 13o. de Húsares, estacionado en Irlanda, en el "País del Pasto Corto", mejor conocido como Condado Kildare. Había ahí preciosos caballos y B-P montaba mucho. Un viejo general, que admiraba la calidad de B-P como jinete, dijo de él en una ocasión: "El gana muchas carreras, pero antes que matar a su caballo forzándolo demasiado, preferiría perder".
Los que saben de caballos, comprenderán y darán la razón a las palabras del general. B-P nunca fue duro con sus animales; se divertía con ellos pero siempre los cuidaba más aún que la diversión que ellos le proporcionaban. Cuando estuvo estacionado en Irlanda, B-P mostró cuántos recursos tenía para manejar grandes tropas. Cuando estaba al mando de un flanco, siempre era muy original e invariablemente hacía lo inesperado. Esto tomaba a todos por sorpresa. El comandante en Jefe estaba tan impresionado con los conocimientos de B-P y por la forma en que los ponía en práctica, que cuando hubo necesidad de enviar una expedición a Ashanti, se eligió a B-P para ir con ella. Al recibir el nombramiento, siguió su costumbre: primero revisó su equipo, comprobando que todo estaba en perfecto orden, sin dejar que alguien lo hiciera por él. Después se aseguró de estar él mismo en perfecta forma. Uno de los motivos por los cuales siempre obtuvo buenos resultados de sus exámenes médicos, fue que nunca hizo algo en exceso: comer, beber, etc.
Nunca había fumado, porque pensaba que le afectaría su sentido del olfato, y en África muchas veces su agudo sentido del olfato había sido la gran ayuda en localizar campamentos y animales. Sin embargo, se le aconsejó fumar en este viaje ¡para alejar a los mosquitos!
Cuando llegó a Ashanti, lo pusieron a cargo de un grupo de hombres intratables y sin educación. No habían sido entrenados, eran flojos y les faltaba mucho para poder ser de alguna utilidad en esta expedición. B-P descubrió accidentalmente que a estos hombres les gustaba que el hombre blanco les llamara con nombres extraños. Así pues, empezó a ponerles nombres: "Cubeta de Brea", "Goma", "Jabón", "Sartén", "Sopa de Chícharos", etc. Todo el que se enrolaba recibía un nombre y si hacían algo mal, B-P no los llamaba por ese nombre, como castigo. Esta fue una idea muy original y los hombres aprendieron a quererlo y respetarlo, porque era justo y ecuánime y había descubierto que podía obtener más de ellos si los elogiaba cuando hacían algo bien. El resultado era que los nativos estaban dispuestos a hacer cualquier cosa por B-P, y aún el trabajo más extenuante lo hacían rápidamente. Esto consistía principalmente en construir carreteras. Pero B-P trabajaba aún más que sus hombres. En una ocasión el camino que estaban trazando condujo a un terreno terriblemente difícil. Los hombres se desanimaron y empezaron a quejarse. B-P los reunió a todos y tuvo con ellos lo que llamaba una "discusión pública". Tomó la palabra y les dijo:
"Nosotros somos como los ojos y el cuerpo de una gran serpiente que se arrastra por los matorrales desde la costa en busca de un manantial. Los ojos de la serpiente tienen hambre, pero la serpiente es valerosa y no permitirá que su estómago la derrote, así que seguirá hasta que llegue a Kumazzi y ese día habrá gran fiesta y mucha carne". Los nativos rieron con esta extraña ilustración. Les agradaba la idea de ser una gran serpiente, ya que la serpiente era un animal muy admirado en esa parte del país. Uno de los jefes se adelantó y dijo que deseaban honrar al gran soldado blanco,nombrándolo "Cabeza de Serpiente".
La gran carretera que B-P y sus nativos construyeron se extendió por cerca de 200 millas a través de terreno lodoso, cubierto con maleza y bosque. Para construirla tuvieron que talar árboles, construir puentes y refugios. Cuando el camino estuvo terminado, B-P demostró que tenía conocimientos amplios sobre exploración. Fue durante esta expedición que, por primera vez, usó el famoso sombrero Stetson o de vaquero. Y los nativos le dieron otro nombre además: "Kantankye", que quiere decir "El del sombrero grande".
Fue ahí también donde B-P adquirió la costumbre de llevar consigo un bastón marcado con pulgadas y pies. Le era de suma utilidad al cruzar arroyos, medir, caminar por pantanos. Durante la expedición Ashanti hubo poca ocasión de pelea. El Rey Prempeh fue tomado por sorpresa cuando la expedición llegó y fue hecho prisionero con facilidad. Todas las prácticas de torturar gente y matarla fueron detenidas y el país llegó a estar tranquilo y próspero. En sus tratos con los nativos, B-P se acostumbró a usar una expresión de África Occidental, y contaba después que lo sacó de varios aprietos. Tal vez algunos de nosotros la encontremos útil en nuestros días: "Paso a paso, con suavidad, cazas al mono". En otras palabras, si estás tratando de convencer o conducir, o tratar de que alguien te dé la razón, tienes que ir con tacto, tranquilamente, y así tendrás buena oportunidad de "cazar al mono".
avatar
zero
Admin

Cantidad de envíos : 81
Fecha de inscripción : 18/01/2009

Ver perfil de usuario http://base-scout.sos4um.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.